La vieja pista de aterrizaje en Teeth of the Dog

Era increíble estar en el tee #12 y ver un enorme Boeing 727 viniendo hacia ti

“Era tan genial cuando los golfistas que jugaban en Teeth of the Dog levantaban la vista y veían un enorme avión Boeing 727 de American Airlines despegando o aterrizando a pocos metros del campo. ¡Era espectacular!”, recuerda Gilles Gagnon.

Gagnon es el director senior de ventas de golf en Casa de Campo Resort & Villas, así como también el «director de golf emérito». A menudo llamado «la cara del golf caribeño”, en sus más de cuatro décadas como parte del hotel ha visto todo tipo de cosas, sin embargo siempre le ha encantado hablar sobre el viejo aeropuerto y su singular pista, que es una rareza en el mundo del golf, por decir lo menos.

American Airlines plane lands at original Casa de Campo airport

Avión de America Airlines aterrizando en el aeropuerto originald de Casa de Campo

La única pista de aterrizaje del antiguo Aeropuerto Internacional Punta Águila corría paralela a los increíbles hoyos al lado del mar en la parte posterior de Teeth of the Dog (del 15 al 17), y al otro lado se encontraba el interior del campo considerado como la obra maestra de Pete Dye. La única separación entre la pista y el campo era una cerca blanca y puertas construidas junto a los hoyos 12 y 18 que bajaban y se bloqueaban después de que la torre de control del aeropuerto tocaba una campana notificando a quienes estaban cerca que un avión iba a despegar o aterrizar.

The Old Runway at Casa de Campo
«Era increíble estar en el tee-box del número 12 y ver un 727 que venía hacia ti», dice Gagnon mientras se ríe de lo absurda que era la situación. Los carros de golf y los peatones se alineaban a lo largo de la cerca para el espectáculo. «Todos en el resort detenían lo que estaban haciendo para ver los vuelos despegar y aterrizar», continúa Gagnon. “Ocasionalmente el personal de la torre se olvidaba de tocar la campana y algunos golfistas o peatones que cruzaban la pista se sorprendían al encontrar un avión a punto de aterrizar encima de ellos. Afortunadamente, nunca hubo un contratiempo”.

La antigua pista se remonta a mediados de la década de 1960 antes de que naciera Casa de Campo. La pista de aterrizaje original era simplemente un largo camino de tierra flanqueado por latas llenas de aceite que se podían iluminar para ayudar a los pilotos a ver a dónde iban en condiciones de vuelo no ideales o de noche. El aeropuerto prestaba servicios a pequeños aviones privados, así como a aviones de carga y fumigación. En 1978, fue oficialmente nombrado Aeropuerto Internacional Punta Aguila (LRM) cuando comenzó sus operaciones comerciales.

The Old Airport Runway at Casa de Campo
En 1995, la pista se extendió a 2,000 metros y el aeropuerto comenzó a aceptar vuelos regulares a La Romana desde Puerto Rico y Miami. La nueva pista extendida era lo suficientemente larga para aviones tan grandes como el Boeing 727. En el año 2000, el aeropuerto se mudó a su ubicación actual justo al norte del complejo, ya que Casa de Campo y la República Dominicana se convirtieron en un famoso destino turístico con millones de visitantes anuales. Ahora llamado Aeropuerto Internacional de La Romana (LRM), la instalación de servicio completo recibe vuelos y visitantes de todo el mundo.

“A la gente le encantaba mirar los aviones y se entristecieron cuando tomamos la antigua pista y el aeropuerto», concluyó Gagnon. Hoy, un remanente de la pista permanece justo en frente del tee 18 como un recordatorio de uno de los lugares más inusuales para aterrizar y despegar, no solo en el mundo del golf sino también en la aviación.